Jan 30, 2009

Las mejores cervezas

Desde hace más de 6.000 años, cuando los babilonios comenzaron a fermentar granos, el mundo gira alrededor de los aromas tostados de la malta y el lúpulo. Pocas bebidas despiertan tanta pasión: la cerveza es la bebida alcohólica más consumida del planeta. Pero los grandes bebedores de cerveza y, por ende, los mejores productores, no se encuentran en América latina. De acuerdo con un estudio de la World Drink Trends, Europa está a la cabeza del consumo, con rangos que van desde la República Checa con 160 litros al año por habitante hasta Bélgica (98 litros), mientras que América latina apenas parece estar despertando a su consumo: alcanza en Venezuela su récord de apenas 81 litros, seguida por México (52 litros), Brasil (49 litros) y luego países como Paraguay, Argentina y Chile (entre 40 y 30 litros). A pesar de esto, o mejor dicho, justamente debido a este consumo comparativamente bajo, el mercado americano ofrece grandes perspectivas de crecimiento: durante la última década aumentó a un ritmo tres veces superior al europeo.

Por lo tanto, todas las grandes multinacionales cerveceras apuntan a la región, compran marcas locales y traen las propias. Fusiones, fuertes inversiones y sofisticación son las marcas actuales de este mercado.
La consecuencia es la existencia de un consumidor que se interesa cada día más por conocer acerca de las cervezas, por salir de la clásica y uniforme rubia industrial latinoamericana, y que de a poco va acostumbrando su paladar a los sabores más complejos y elegantes de las cervezas importadas de Europa, de los interesantes hallazgos producidos por las microbreweries y las cervezas boutique.

Porque en el mundo existen decenas de estilos, cada uno con sus características (tipo de cereal, nivel de tostado, origen del lúpulo, levadura utilizada), una comparación indiscriminada en busca de la mejor cerveza podría resultar injusta. Por eso, Brando dividió la totalidad de las cervezas en cuatro categorías -Stouts, Pilsens, Summer Beers y Belgas- y junto a un bureau de expertos ofrece estos resultados.

Stout
Pertenece al grupo de las Ales, típicas cervezas inglesas e irlandesas de fermentación alta (utilizan levaduras que actúan a temperaturas de entre 12 y 24º C). La Stout se caracteriza por ser muy oscura, incluso negra, valiéndose de maltas tostadas. A su vez, se puede dividir en varias subcategorías, entre ellas, Dry, Sweet, American y Russian Imperial. Son bebidas complejas, de poca carbonatación, que exhiben los sabores amargos del lúpulo, acentuados por el alto tostado utilizado.

Pilsen
Es parte de las cervezas de fermentación baja (conocidas como "lagers"). La levadura que usan trabaja entre los 7 y 13º C. El color de la Pilsen es dorado. Su característica principal, que la diferencia de otras lagers, es el acentuado carácter del lúpulo. Lo interesante es que este estilo de cerveza recién vio la luz en 1842, en Bohemia, actualmente República Checa, y se impuso en pocos años. Es el estilo más consumido y peor imitado en el mundo.

Summer Beer
Los países de mayor consumo comprenden que cada temporada del año merece su propia bebida. Así, las mejores casas elaboran nuevos productos que se adecuan al clima: usualmente, cervezas más oscuras y pesadas en invierno, que se beben a temperaturas más altas (10° C y más) y cervezas livianas, de sabor ligero, bajo contenido alcohólico y ligeramente ácidas o frutadas en verano, ideales para ser bebidas a temperaturas más bajas (5° C). Otra características de estas es que en lugar de utilizar 100 por ciento cebada malteada, reemplazan una parte por –usualmente– trigo.

Belgas
Nadie lo duda: la cerveza belga es la mejor del mundo. Pero allí conviven más de 115 cervecerías que producen unas mil etiquetas distintas. Los monjes belgas fueron los primeros en producir cerveza para mantenerse económicamente. Esta costumbre aún continúa y las cervezas provenientes de abadías son las más requeridas de este pequeño país europeo.


STOUT


Samuel Smith Oatmeal Stout. (Inglaterra, 5,00% abv)
De color bien oscuro, esta cerveza pertenece a Samuel Smith Old Brewery, una de las cervecerías inglesas de mejor reputación mundial. Se trata de la cervecería más antigua de Yorkshire. Esta Oatmeal Stout (elaborada con avena) posee abundantes aromas a café, banana y chocolate. Produce los clásicos sabores secos y dulzones con algo de nuez en boca. Muy bien balanceada, de largo retrogusto.


Murphy’s Irish Stout (Irlanda, 4,00% abv)
La otra gran cerveza irlandesa, que también entra en la categoría Dry Stout. Posee color negro opaco y consigue una espuma beige duradera. Tiene cuerpo medio, con aromas que se acercan más al chocolate amargo que al café, si bien éste se encuentra de manera sutil. Es una cerveza muy cremosa, con poca presencia de lúpulo.







Young’s Double Chocolate Stout (Inglaterra, 5,20% abv)
Si bien para muchos esta Stout sonará menos conocida que otras inglesas, se elabora en la cervecería más antigua del Reino Unido. Se trata de Young & Co’s Brewery PLC que, ubicada en Wandsworth (en el sur de Londres), fue inaugurada en 1581. Esta Double Chocolate ya es emblemática. Con aroma a chocolate amargo, entre sus características, resalta un cuerpo ligero que permite beberla en abundancia.





Guinness Extra Stout (Irlanda, 6,00% abv)

No por ser la Irish Stout más conocida en el mundo, deja de ser una de las mejores. Su color negro permite observar unos pocos reflejos rojizos en los bordes, y posee una duradera espuma de tono amarronado. Gracias a estar nitrogenada, logra la consistencia de un café express. Sin aromas destacados (café y algo de piel de limón), en boca predomina el café negro, si bien no es un sabor amargo. Cuanto mayor sea la temperatura de servicio, surgen más aromas y gustos frutales. Cuerpo, entre medio y elevado.





Mackeson Triple XXX Stout (Inglaterra, 4,90% abv)

Clásica Milk Stout inglesa, posee azúcares no fermentables que le dan cuerpo y la endulzan, compensando el sabor provocado por el alto tostado de las maltas. Esta versión muestra una carbonatación muy baja, y un amargor medio/bajo (comparado con el de otras Stouts), lo que le confiere una personalidad única. Los aromas predominantes son a caramelo, chocolate con leche y café dulce.






SUMMER BEER


Amadeus Biere Blanche (Francia, 4,50% abv)

Cerveza francesa que presenta aromas a levadura y coriandro. De color anaranjado claro y opaco, tiene una espuma fina y cremosa. Los aromas secundarios son cítricos, en especial limón y especias (nuevamente coriandro y nuez moscada). Es ligera, pero aun así llena de sabor. Ideal para beber fría, con una rodaja de limón.




Schneider Weisse (Alemania, 4,90% abv)

En este caso se trata de una Hefeweizen, es decir, de una clásica cerveza de trigo proveniente del sur de Alemania. Si bien este tipo de cerveza usualmente presenta aromas a banana, manzana y especias, en este caso se destacan los picantes. Algo turbia y muy carbonatada, presenta buen cuerpo y balance en boca, con un final cítrico. Muy fácil de beber.







Diebels Alt (Alemania, 4,80% abv)

Las Altbier son una especialidad alemana (de Düsseldorf) que constituye una excelente opción para beber en días de calor. La Diebels Alt es una Ale muy frutada, excepcionalmente suave, de color rojizo. Posee el aroma floral del lúpulo, con preeminencia de la malta tostada. En boca el sabor es fresco, con un final seco y apenas amargo. La graduación alcohólica prácticamente pasa desapercibida.





Ayinger Bräu Weisse (Alemania, 5,10% abv)

Otra Hefeweizen alemana de color amarillo oscuro y turbia. Es una de las más ligeras del mercado y con mayor carbonatación. Posee todos los aromas típicos del estilo: banana, limón y clavo de olor. Pertenece a la cervecería Ayinger, una tradicional casa alemana fundada en 1878, que reabrió sus puertas en 1999, con el propósito de defender los orígenes y el futuro de la verdadera cerveza de Baviera. Y así lo hace.



Gumballhead (Estados Unidos, 4,80% abv)

Una American Pale Wheat Ale, la respuesta norteamericana a la Hefeweizen. Se diferencia por estar filtrada, así logra un color traslúcido y brillante. La Gumballhead, elaborada por Three Floyds Brewing en Indiana, reconoce aromas muy frescos y herbales, en particular a pasto recién cortado y pomelo. En boca deja una sensación fresca y cortante, gracias a la alta carbonatación, con un dejo dulce del trigo.





PILSEN



Pilsner Urquell (Republica Checa, 4,40% abv)

Arquetípica Pilsen original de Bohemia, en este caso producida por la casa Plzensky Prazdroj. Como gustan decir en Bohemia, esta cerveza es la que marca el paso de la oscuridad (tal como eran las cervezas antes de 1842) hacia la luz. La Pilsner Urquell (que en checo significa "Pilsen de su lugar original") respeta los lineamientos básicos del estilo: amarillo brillante, con gran amargor debido al lúpulo utilizado.





Klaster Svetly Special (Republica Checa, 5,80% abv)

En Klaster se toman la tradición con seriedad: logran el sabor único de su Pilsen fermentándola y estacionándola en cavas subterráneas, a veinte metros bajo la superficie. Continúan con la misma receta que en sus inicios, en 1570, utilizando el prestigioso lúpulo Saaz (lo que le da su sabor amargo) y agua pura de pozo. Sólo para entendidos.






Organic Ur Pils (Alemania, 5,20% abv)

Tras el éxito obtenido por los checos, Alemania también supo incursionar en el mercado de las Pilsen, y hoy produce algunas de las mejores del mundo. No hay que olvidar que Bohemia era una provincia de habla germana del Imperio Austríaco. En este caso, por el lúpulo que se utiliza, se reconocen reminiscencias más herbales con un final cítrico y amargo. Posee una espuma perdurable, mucho cuerpo y un buen color que tiende hacia los tonos naranjas.






Warsteiner Premium Verum (Alemania, 4,80% abv)

Una marca emblemática, si bien sus múltiples versiones elaboradas fuera de Alemania no compiten con la original. Presenta poco aroma, que se dirige al espectro ácido y mineral. Posiblemente sea aun más bebible que otras Pilsen gracias a que tiene cierta suntuosidad mantecosa que balancea su amargor. Posee un final muy seco y es ideal para maridarla con comidas alemanas.







Staropramen Lager (Republica Checa 5,00% ABV)

Gracias al régimen comunista, las cervecerías checas sufrieron lo que Michael Jackson (nuestro periodista de cervezas preferido) llama "una bendita mezcla de negligencia benigna": no aplicaron métodos modernos, tanques de acero, ni cebadas estandarizadas. Hoy, la búsqueda por la eficiencia amenaza a las mejores cervezas checas. Por esto, deben aprovecharse las mejores entre las que quedan, como la Staropramen, muy delicada, con aroma y gusto a malta, producto de su tradicional fermentación en tanques abiertos.






BELGA


Duvel Belgian Strong Pale Ale (Belgica, 8,50% abv)

Marca emblemática de Bélgica, su distribución la acerca a varios países de América latina. Antes de ser embotellada, se le agrega azúcar y levadura. Esto provoca una refermentación en botella. Allí se forma su espuma característica, de larga duración y gran altura. En boca puede recordar a una Pilsen, si bien alcanza un 8,50% ABV. Se perciben aromas a cerezas, uvas, miel y naranja, además del carácter del lúpulo y la malta.




Chimay Grande Reserve (Belgica, 8,50% abv)
Existen seis cervezas trapenses en el mundo: Chimay, Orval, Rochfort, Westmalle, Westvleteren y Achel. Ninguna otra puede legalmente llamarse así. Son todas etiquetas elaboradas en abadías belgas. La Chimay Grande Réserve posee un color caramelo oscuro, algo turbio, debido a la refermentación en botella. Menos compleja que otras trapenses, Chimay exhibe azúcar negra, chocolate y aromas minerales en nariz, mientras que en boca persiste el chocolate, junto a notas de lúpulo y un final seco.




Saison Dupont (Belgica, 6,50% abv)

Se trata de la Saison más famosa, producida por la Brasserie Dupont desde 1844. Es de color ámbar y tiene alta fermentación. Lleva una combinación secreta de hierbas que le confiere un sabor terroso y amargo. Tiene aromas pronunciados a coriandro y cítricos. Muy fácil de beber, logra un efecto adictivo. El 6,50% ABV balancea los sabores a levadura y hierbas.






Mort Subite Gueuze Fond (Belgica, 7,20% abv)

Pertenece al estilo Gueuze, en el que se amalgaman lambics (cervezas sin gas ni espuma, elaboradas a partir de levaduras salvajes, con fermentación espontánea) maduras y jóvenes. A esta mezcla se la refermenta en botella. Es una cerveza muy particular, defendida con pasión por sus fanáticos. A pesar de una primera impresión dulce, La Mort Subite simboliza a las Gueuze con un alto grado de acidez.




Gouden Carolus Ambrio (Belgica, 8.00% ABV)
De color ámbar rojizo, completa el trío con el que la cervezería Brouwerij Het Anker se hizo famosa en el mundo entero. Es una bebida de aromas dulces y florales, poco carbonatada, con reminiscencias a banana y papayas. Recién en el retrogusto aparecen huellas amargas y alcohólicas. El estilo se basa en las cervezas tradicionales de la zona de Mechelen, hoy ya extintas, siendo esta etiqueta el único ejemplar que existe, si bien presenta algo más de cuerpo y lúpulo que la receta original.

Por Ignacio Rivelli.


bueno.... que tomamos?

No comments: